• Iniciar sesión
  • El riesgo, el éxito, el fracaso y el compromiso social de las Startups a debate

    abr 15, 2019

    Emprender tiene buena prensa. La figura del emprendedor cuenta con todos los beneplácitos sociales y mediáticos, pero es real el relato que se ha generado y extendido? Está sobrevalorado el mundo startup? ¿Cuáles son las bondades y cuál es la parte oscura del emprendimiento? Estas son algunas de las preguntas que surgieron en el debate Luces y sombras del mundo Startup. Alrededor de la mesa estaban sentados tres alumni de la BSM-Universidad Pompeu Fabra y  Susana Domingo, codirectora del Executive MBA, quien moderaba el debate. Tres experiencias diferentes y tres puntos de vista diametralmente opuestos sobre el fenómeno Startup. Hablamos de Javier López-Menacho, ex alumno del Máster en Creación Literaria y autor del libro La farsa de las startups. La cara oculta del mito emprendedor, Christian Rodríguez, ex alumno del EMBA, CEO y fundador de Byhours y autor del libro Despegar y Santiago Peribáñez, también ex alumno del EMBA, emprendedor y consultor en el sector del retail.

    Susana Domingo abrió el debate hablando del ecosistema emprendedor de Barcelona y su gran relevancia dentro del circuito Startup internacional. Javier López coincidia con que Barcelona es un enclave estratégico, pero criticó la endogamia de sus inversores: "hay que diversificar el capital privado y los modelos de Startup a los que normalmente se destina este capital". A lo que Santiago Peribáñez respondía que no es necesario contar con un proyecto muy tecnológico para conseguir financiación: "yo conseguí 3 millones de inversión al finalizar el máster con un proyecto offline". Christian Rodríguez por su parte, defendía el cambio de modelo de negocio que aportan las Startup y las oportunidades que derivan de él, además, afirmaba que Barcelona cuenta con un ecosistema de talento que atrae la inversión de los fondos internacionales. Tres puntos de vista diferentes, la polémica servida y el público entregado.

    El debate evolucionó abordando temas como el riesgo de emprender, donde Santi Peribáñez apuntaba que sólo un 15% de las startups sobreviven, dato que Javier López relacionaba con "un sistema que genera riqueza a través de la especulación y que por tanto deja mucha gente atrás para que pocos triunfen". Christian Rodríguez apuntaba que el aspecto innovador de las Startups es "una variable que siempre aporta un riesgo extra", añadía que si se emprende en equipo el desarrollo del proyecto será más fácil y los riesgos compartidos.

    Y del riesgo pasábamos al éxito y al fracaso, conceptos que volvían a generar controversia entre los participantes en el debate. Javier López clamaba que hay que relativizar el fracaso y cargaba contra la meritocracia: "es irreal en un país donde el ascensor social se ha estropeado y se necesitan cuatro generaciones para pasar de clase baja a clase media". Christian Rodríguez defendía que ser emprendedor es muy duro, destacaba la cantidad de horas que hay que dedicar a una startup y la presión que los inversores aplican para recuperar lo más rápidamente la inversión. Christian ironizaba diciendo que las mejores recompensas de emprender a veces sólo consisten en leer un domingo con la familia "un pequeño artículo que La Vanguardia te ha dedicado". Y añadía que el fracaso es muy interesante "pero sólo si lo explicas desde el éxito y lo has revertido en algo positivo".

    Si en algo coincidían los tres emprendedores es en que las Startups se están direccionando hacia una mayor responsabilidad y compromiso social. Los tres observan un proceso de mejora y pronostican una maduración del ecosistema emprendedor. Christian Rodríguez también apuntaba que las Startups, la nueva economía y la tecnología pueden generar proyectos que mejoren la sociedad y destacaba que "hay proyectos increíbles liderados por mujeres así como fondos de inversión que sólo invierte en proyectos con impacto social. La evolución está llegando ".

    Finalmente, en el turno de preguntas los conferenciantes soltaron algunas claves para el éxito en el emprendimiento: la validación, contar con inversores alineados con el proyecto, tener una buena red de contactos, saber qué aceleradoras hacen un buen trabajo, saber captar talento y profesionalizar las ideas.


    Otras novedades

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies Puede obtener más información en este enlace