La clave de la Inteligencia Artificial está en mezclar tecnología y humanidades

jun 22, 2018

Este pasado jueves 21 de junio debatimos sobre inteligencia artificial en la semana Motores de Transformación organizada por BSM Alumni junto a Josep Maria Ganyet, CEO en Mortensen y profesor del grado de Comunicación Audiovisual de la UPF y Mar Galtés, periodista de La Vanguardia especializada en emprendimiento, innovación y tendencias de tecnología y consumo. 

Open Session sobre inteligencia artificial con Mar Galtés y Josep Maria Ganyet

Los ponentes explicaron el desarrollo actual de la inteligencia artificial y presentaron el pasado para entender el punto en que nos encontramos y la forma en que este fenómeno se acabará de perfeccionar en un futuro próximo.

La actual revolución industrial

Coches autónomos, redes 5G, reconocimiento facial, Big Data… Es la era de la 4ª revolución industrial, en la que todo fenómeno digital se relaciona el uno con el otro.

La novedad de esta nueva revolución se encuentra en la entrada de tecnologías exponenciales, cuando hasta ahora han sido lineales. Esto quiere decir que la evolución es y será progresiva e innovadora en el tiempo, y así se muestra diariamente en la transformación de nuestros dispositivos. Primero a través del ordenador, posteriormente en los portátiles y actualmente con el que puede ser el dispositivo más potente y revolucionario hasta la fecha: el móvil. Este es sinónimo de piel digital, ya que lo llevamos continuamente junto a nosotros y podemos acceder a cualquier lugar desde él. Y es en este punto, en el cual la capa digital y la genética confluyen, donde se genera la 4ª revolución industrial, la misma que está dando paso al Internet de las Cosas y, en consecuencia, a la Inteligencia Artificial.  

Tipos de inteligencia artificial

Actualmente se pueden diferenciar dos tipos de inteligencia artificial, la Narrow IA (también conocida como estrecha o débil) y la Strong IA (la fuerte o general). La primera la estamos viendo ya aplicada en nuestra vida cotidiana: en nuestros dispositivos móviles, en la asistencia de voz…, es decir, técnicas que se centran en problemas concretos pero que no pueden reemplazar la totalidad del ser humano. En cambio, en la segunda es donde se está realizando una verdadera cursa por parte de las organizaciones, ya que esta tiene la capacidad de pensar y complementarse con el ser humano. Es y será aquella inteligencia artificial que aprende en un campo de conocimiento concreto para poder aplicarlo a otro de forma que los interconecta.

Las posibilidades de la Inteligencia Artificial para las empresas

La era de la inteligencia artificial nos hace cuestionarnos sobre el futuro de nuestros puestos de trabajo. Ganyet ilustraba a través de un recorrido histórico por las anteriores revoluciones industriales cómo se han destruido lugares de trabajo para ir creando nuevos con más valor. A su vez, reflexionaba sobre las consecuencias que puede tener llevar la automatización al extremo, ya que esto complicaráía no tener el poder adquisitivo para comprar los bienes de consumo que nosotros mismos generábamos.

Los ponentes afirmaban que, pese a ello, la tecnología ha sido capaz de automatizar las tareas repetitivas que hemos estado haciendo hasta ahora, permitiendo que se optimice el tiempo, que este sea de calidad y se dedique a otras que aporten más valor, laboral y personalmente. 

La importancia de las siete artes liberales

Ilustración de las siete artes liberales

Es importante considerar que para manejar los ordenadores se ha necesitado la imaginación por parte de los humanos. Con esto, se desmiente el mito de que las máquinas son más inteligentes que las personas, ya que han sido estas las que han necesitado de la humanidad para existir y seguir creciendo exponencialmente. Así pues, para seguir progresando como humanidad y no estancarnos frente la capacidad y el poder que tiene la tecnología, hay que dejar de dividir entre robots o personas, ya que es esencial la unión entre estos dos elementos.

Mientras que las artes mecánicas son las que están siendo sustituidas por la robotización, se hace cada vez más evidenciable el binomio robot y personas es en las siete artes liberales, la división de las ciencias de la Edad Media. Todas ellas serán difícilmente substituibles por las máquinas, sobre todo aquellas pertenecientes al trivium por su capacidad para controlar el curso de la Inteligencia Artificial. Estas son: la gramática, por la necesidad de nuevo lenguaje en la programación de las máquinas; la retórica para poder razonar y tomar decisiones, como debatir sobre el papel del humano en este contexto; la dialéctica para poder argumentar; la geometría; la música; la astronomía para reflexionar sobre la necesidad de ser creativo y reflexionar sobre nuestra posición en el entorno; o la aritmética para evaluar el impacto de la tecnología en la economía.

La reflexión que se extraía es que la tecnología nos convertirá más humanos, ya que pondrá sobre la mesa el debate de qué tareas deberemos hacer nosotros y cuáles se otorgarán a los robots. Además, nos ayuda a comprender que es la tecnología la que da las soluciones y las respuestas; pero solo será el arte quien pueda generar las buenas preguntas. Por ello, la clave se encuentra en mezclar la tecnología y las humanidades para ser capaces de producir experiencias de calidad


Otras novedades

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies Puede obtener más información en este enlace